lunes 28 de septiembre de 2020 - Edición Nº27

Ciclo de Charlas | 16 sep 2020

Ciclo de Charlas: José Schulman

"No podemos fingir que el de la Policía Bonaerense fue un problema salarial"

El secretario de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) se refirió en estos términos a la protesta policial que conmovió al país la semana última. “Este tipo de acciones son programadas” y se inscriben en el marco “de un operativo de desgaste que está sufriendo la Argentina”, aseguró el dirigente que recibió amenazas de muerte por sus denuncias al gobierno anterior por el caso de Santiago Maldonado. También alertó sobre actitudes del Jefe del Ejército, en una charla con Populismo K, en la que repasó los ataques que sufrieron las autoridades presidenciales constitucionales de varios países de la región por parte de fuerzas policiales y militares. “El imperialismo quiere derrotar al gobierno argentino”, aseveró, y calificó a Macri de referente “de la extrema derecha”.


“El desprestigio enorme que sufrieron las Fuerzas Armadas de los países de la región luego de las dictaduras que protagonizaron, obligó a un cambio de su estrategia de dominación a Estados Unidos y su Comando Sur, que a partir de los años 90 y en lo que va del siglo XXI produjeron un viraje y depositaron mucha expectativa, esfuerzos para formar cuadros de concepciones coloniales e insumos para equiparlas y transformaron a las fuerzas policiales en verdaderos ejércitos urbanos”, comenzó su análisis el secretario de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH), José Schulman, durante una charla por videoconferencia que mantuvo con la agrupación política Populismo K en la que se refirió al reciente conflicto que protagonizó “la Bonaerense” y que mantuvo en vilo a todo el país.

“No podemos fingirnos a nosotros mismos que se trató de un problema salarial”, agregó el dirigente de DD.HH. que fue torturado y secuestrado durante la dictadura y que por sus denuncias contra el gobierno de Mauricio Macri en el marco de la desaparición de Santiago Maldonado, recibió amenazas de muerte.

“El golpe de Estado que se dio en Bolivia, lo protagonizaron los policías; Rafel Correa, en Ecuador, sufrió una serie de alzamientos policiales que fueron desgastando su mandato; y en los últimos años casi todas las Policías de la región han establecido relaciones con las Fuerzas Armadas de Colombia y los servicios secretos de Israel. Particularmente, la Policía Bonaerense tiene estrechos vínculos con el Estado de Israel”, expuso Schulman los argumentos que lo llevan a sostener que el reclamo que alteró la vida política del país durante buena parte de la semana pasada, tiene motivaciones políticas antes que salariales. “Estas acciones son programadas, son de manual” y “la Bonaerense es la fuerza más leal a la derecha argentina”, agregó el dirigente de la LADH.

En este contexto, Schulman sostuvo que “la Argentina está sufriendo un operativo de desgaste del tipo de Guerra de Cuarta Generación o Guerra Integral” para afirmar luego que “el imperialismo quiere derrotar al gobierno argentino”. Y luego expresó: “No podemos cometer los errores de ingenuidad que cometieron en Bolivia, en Brasil o en Ecuador y pensar que los hechos son casuales”. “No hay que subestimar los peligros”, agregó en un diagnóstico en el que se debe “estar preparado para la defensa de la democracia” que “no se puede defender parados; si nos conformamos con solo votar, perdemos”.

Enseguida, Schulman pasó a enumerar los hechos que, además de la rebelión policial, son alertas a tener en cuenta sobre ese ataque que, asegura, se dirige a la Argentina. “En estos mismos días –continuó el luchador por los DD.HH.- el jefe del Ejército Argentino (general Agustín Cejas) reivindicó el Operativo Independencia y si bien luego retiró ese twitter por órdenes del Ministerio de Defensa, después salió en gira por Tucumán para reivindicar, lugar por lugar, esos hechos que constituyeron el momento más institucional del Terrorismo de Estado”. “Guarda con confundir un reclamo salarial con una maniobra golpista”, expresó Schulman, aunque sin inmiscuir a todos los agentes de la fuerza en esa maniobra.

Seguidamente puso el foco sobre “el Embajador de Estados Unidos (Edward Prado), quien intervino en el debate sobre la Reforma Judicial de una manera totalmente insólita”. También deslizó que detrás de las marchas anticuarentena y la campaña de estigmatización a los integrantes del Gobierno nacional, entre otras acciones, son realizados por la derecha fogoneados por actores externos.

“Argentina ha tenido, sufrido, varios modelos de dominación política colonial”, que se iniciaron en 1930 y que recorrieron todo el siglo XX, expuso también José Schulman. Y enfatizó “que el último golpe de estado fue el más brutal”, porque al estudiarlo en comparación con los muchos golpes ocurridos en el país, el de 1976 “se propuso arrasar con una construcción colectiva y moral enorme, que había sostenido el ciclo de luchas populares de la resistencia hasta la victoria del año 73, 74”. Aquél golpe, sostiene Schulman, no solo pensaba dañar esa acumulación “sino demolerla en forma completa”.

En otro tramo la exposición de Schulman en el marco del ciclo de charlas “Aportes para una agenda de gobierno pospandemia”, el secretario de la LADH dijo que durante la actual emergencia sanitaria “hay dos problemas urgentes para fortalecer, uno es el cuidado que tiene que ver con la circulación y el distanciamiento social” y el otro es la falta de profesionales de terapias intensivas, por lo que sugirió que el Estado argentino debe salir “ya a contratar médicos de otras partes del mundo” y que esto no necesariamente significa “ir a Cuba”.

Entonces contó que “los propios profesionales y personal de Salud dicen que muchas salas de atención no colapsaron gracias a colegas venezolanos, peruanos, bolivianos, entre otros, que han sido también atacados y estigmatizados por esa misma derecha”.

Schulman luego alertó como una de “las amenazas a nuestra democracia” el naturalizar “el dolor del pueblo y las crisis: la idea más nefasta para nosotros es sostener ‘siempre hubo pobre’, ‘siempre los habrá’, como que es algo imposible de modificar. Nosotros pensamos lo contrario, que todo se puede modificar”, graficó.

Más aún cuando “el capitalismo ha entrado en un momento de decadencia”. Una decadencia que desencadenó “dos procesos que estamos sufriendo”. Uno es el colapso del medio ambiente “por un productivismo desaforado” con fenómenos de cambio climático “muy acelerados y gravísimos” que están provocando “una crisis civilizatoria” y están “poniendo en peligro la supervivencia humana”. El otro proceso es la “ruptura del capitalismo con la democracia” y que tiene como emergentes a las presidencias regionales de Jair Bolsonaro, Sebastián Piñera, Janine Añez y de Donald Trump.

En este punto, Schulman calificó al ex presidente Macri como referente de “la extrema derecha” en la Argentina. E hizo mención del Lawfare: “El macrismo se valió de los jueces, de los espías y de los operadores para armar operaciones judiciales, perseguir, detener, mantener compañeros presos”. Y afirmó que “discutir por la libertad de los presos políticos implicaba la oportunidad de discutir el modelo de dominación de Cambiemos”. 

Luego la charla derivó hacia la experiencia de Schulman con la causa Palestina. Recordó su historia familiar para expresar su relación que data del año  1967, cuando tenía 15 años y  estalló  la Guerra de los Seis Días, donde su padre –de origen judío- adoptó la posición de apoyo al pueblo palestino. “Nunca defendí al Estado de Israel, jamás”, afirmó.

Hacia el cierre, el también escritor y educador subrayó que la humanidad “está enfrentada a un dilema entre la vida y la muerte”, que el programa del pueblo siempre es el de la vida y que en ese punto se produce una diferencia antagónica. Completó que este es un momento difícil pero a su vez desafiante, porque el sistema en su conjunto “no tiene nada que ofrecer”.

Sobre el rol de la LADH, Schulman consideró que la institución que dirige tiene “un programa para la democracia”, para el cual hay que asumir que “el sujeto de la historia y de la soberanía es el pueblo”. “Hay que separase de una democracia que comenzó siendo representativa y hoy es delegativa”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias