sábado 28 de noviembre de 2020 - Edición Nº88

Economía y Política | 16 nov 2020

COLUMNISTA INVITADA

EL MISMO PERRO CON DISTINTO COLLAR

Por Prof. Elsa M. Bruzzone


La  seguridad  de  los  Estados  Unidos  es  la  institución  más  peligrosa  del  mundo.”

                                                  Presidente  Argentino  Roque  Sáenz  Peña   (1910  -  1914)

 

Esta  reflexión de  Sáenz  Peña,  que  conocía  perfectamente  al  país  del  norte ,  sigue teniendo  vigencia.  Sáenz  Peña  fue  una  de  las mentes  lúcidas  de  nuestra  Patria  Grande que  comprendió,  a  luz  del  conocimiento  y  de  los  hechos, que  las  ambiciones  hegemónicas del  país  del  norte  eran  y  serían  constantes tanto si  gobernaban republicanos  o  demócratas.    El  colonialismo  y  el  imperialismo  subyacían  ya en  la  raíz  del  Destino  Manifiesto   invocado  desde  siempre  por la  clase  política  norteamericana. 

PRIMERA  REFLEXION:   EE  UU  ¿es  una  Democracia?   En  teoría  la  Democracia  es  el  gobierno  del  pueblo,  por  el  pueblo  y  para  el  pueblo.  Veamos  qué  ocurre:   Voto  calificado,  hay  que  sortear  obstáculos  infinitos  para  poder  votar.   Elección  indirecta  de  Presidente.  La  riqueza  posibilita  el  acceso  al  poder.  Gobierna el  complejo  industrial  -   militar-  tecnológico,  conocido  como  el  Estado  Profundo,  el  Estado  en  las Sombras,  las  corporaciones   de  todo  tipo,  el  verdadero  poder.  Los  candidatos  demócratas  o  republicanos  son  los  mascarones  de  proa  de  ese  poder.  Racismo,  xenofobia,  pena  de  muerte  en  muchos  estados,  gatillo  fácil,   más  de  50.000.000  de  habitantes  en  la  extrema  pobreza,  cientos  de  miles  en  situación  de  calle.  Sin  dinero  no  hay  salud  ni  educación. República  pero  ¿Democracia?   En  nombre  de  ella  y  de  la  libertad  y  los  derechos  humanos  ha  desatado  guerras,  invadido  países,  desestabilizado o derrocado  gobiernos  incómodos,  bloqueado  naciones,  creado  organizaciones  terroristas  (ejemplo  Daesh  o  Estado  Islámico,  Frente  al  Nusra  o  Fath  al  Sham, entre  otras).  A  la  luz  de  los  hechos,  es  el   más  grande  estado  terrorista  que  haya  contemplado  la  humanidad  desde  hace  dos  siglos  y  algo  más.  El  sayo  le  corresponde  a  los  republicanos  y  demócratas  porque  ambos  partidos  se  alternan  en  el  gobierno.   Nuestra  Patria  Grande  lo  sabe  muy  bien.  Y  muchos  pueblos  del  mundo  también.

SEGUNDA  REFLEXION: Ha  ganado  el demócrata Joe Biden,  ex  vicepresidente  de  Barack  Obama.    Quizás  haya  algún  cambio  hacia  el  interior  de  EE  UU.  Tal  vez  en  política  exterior  intente  recomponer   los  acuerdos    a  los  que  arribó   Obama  con  Cuba  e  Irán,  la  relación  con  la  ONU y  otros  organismos  internacionales,  volver  al Acuerdo  Climático  de París,  impulsar  el  cumplimiento  real  y  efectivo  por parte del  gobierno  colombiano  de  los Acuerdos  de  Paz  firmados con  las FARC…  Quizás.  Hagamos  un  repaso  del  gobierno  de Obama  en  política  exterior:  Golpe  de  estado   en Honduras,  julio de   2009, el  Presidente  Manuel  Zelaya    fue  sacado  en  piyama  de  la casa  de  gobierno,  depositado  en un  avión  de guerra  norteamericano,  llevado  a  la  base norteamericana de  Soto  Cano, en su  propio país, y  desde  allí  desembarcado en  el  aeropuerto de  San  José  en  Costa  Rica. Desestabilización  continua  contra  el  presidente  boliviano Evo  Morales  Ayma  intentado  la  segregación  de  Santa  Cruz  de la  Sierra,  rica  en  bienes  naturales  altamente  estratégicos.   Golpe de  estado  en  Ecuador contra  el Presidente  Rafael  Correa,  30  de  septiembre  de  2010.  Golpes  de “estado  blando” en  Paraguay,  2012,  que  culminó  con  la  destitución  del Presidente  Fernando  Lugo,  y  en  Brasil,  2014,  que  culminó  con  la  destitución  de  la  Presidenta  Dilma  Roussef.   Ocupación  continuada  de  Haití  bajo  el disfraz  de  Misiones  de  Paz  de  la  ONU. Y si  con  esto  no  alcanzara,  transformó  a  los  Presidentes  de   Venezuela    Nicolás  Maduro  y  de  Nicaragua  Daniel  Ortega   en enemigos  públicos  y  amenazas  para  la  seguridad   de  EE UU.  ¿Continuamos?  Intervención  en   países  de   otras  regiones  del  mundo  que  no  eran  del  agrado  del  gobierno  norteamericano  a  través  de  las  Doctrinas  de Cambio  de  Régimen, Revolución  de  Colores ( caso  Ucrania) y  Primavera  Árabe.  Para  ello  no  vaciló  en  invadir  y  destrozar  a  Libia.  Creó  los  grupos  terroristas  que  azotaron  y  azotan  a  Siria  e  Iraq   (fue  el pretexto  para  retornar a  este  país y  quedarse).  Desató  el  infierno  sobre  Yemen.  Continuó  sus  actividades  en  Afganistán.  Tampoco  reconoció  a Palestina y  continuó  apoyando y  justificando  al  gobierno  israelí  en  sus  políticas  terroristas  contra  el  pueblo  palestino.  Recordemos  que,  como  decían  los  antiguos  mayas  todo  esto  pasaba  y  sigue  pasando  ante  nuestros  ojos  y  como dice  la  antigua  oda  china  “Bajo el  cielo  todo  es  de  dominio  público”, Joe  Biden era  el  vicepresidente  de  Obama.  A  ello  vamos  a  sumarle  las  Estrategias  de  Seguridad  elaboradas   durante  la  administración  Obama   donde  con  absoluta  claridad  se  determinan  los  enemigos  y  las  amenazas  a  la  seguridad  de  EE  UU: China,  Rusia,  Corea  del Norte,  Irán,  Venezuela, Cuba,  Nicaragua.  Lo  mismo  ocurrió  bajo  la  administración  Trump.  A  la  luz  de  los  sucesos  ocurridos   no  podemos  descartar  la  utilización  de  más  agresiones,  intentos de  dominación, cercos,  sanciones,  bloqueos…  contra  los  pueblos  y  gobiernos  que  no  son  simpáticos  al  Imperio.  Tampoco  la  intensificación  de  la  guerra  tecnológica  y comercial  con China  y  una  mayor  beligerancia  con  Rusia.  En su  primer  discurso  como  presidente  electo,  dado  ayer  07  de  noviembre  de  2020,  Biden   agradeció  al  pueblo  y  a  nuestras  tropas  por  el  apoyo  brindado  y  al  final  del  mismo  invocó  la  protección  de  Dios  para  los  EE  UU  y  nuestras  tropas.   Toda  una  definición  si  sabemos  leer  entre  líneas.  Cabe recordar que  a  medida  que  un  imperio  se  descompone  y  decae,  mayor  es  su  violencia  y agresividad;  por  lo  tanto,  el  peligro  también  aumenta.

TERCERA REFLEXION:   Está  dirigida  a  los  pueblos,  fundamentalmente  a  ellos,  y  a  los  gobiernos  que  se  auto perciben  como  nacionales  y  populares  en  Nuestra  América.   Formamos parte, salvo  las  honrosas  excepciones  de  Cuba  y  Venezuela, que  tampoco  pertenecen  a  la  OEA,  del Sistema  interamericano  de  Defensa  (SIAD).   El  mismo  continuará  siendo  importante  para  EE  UU.  A continuación  la  prueba.

El  Documento  “La  Política  de  Defensa  para  el  Hemisferio  Occidental  -  Octubre  de  2012”  del  Departamento  de  Defensa  norteamericano  sostiene:   “Los  EE  UU  recalcan  su  compromiso a  revigorizar  nuestras  alianzas  en  materia  de  defensa  a  partir  de  los  intereses  comunes.  Muchos  países  del  Hemisferio  han  optado  por desplegar  sus  capacidades  de  defensa  mejoradas,  en  algunos  casos  formadas  en  alianza  con  los  EE  UU  y  otros  países  a  fin  de  realizar  un  aporte  considerable  a  la  seguridad  internacional.  Las  fuerzas  de seguridad  colombianas  comparten  sus  conocimientos   con  países  del  Continente  y  del  África.  Los  capacitadores  salvadoreños  brindan  apoyo  a  las  autoridades  afganas    e  iraquíes.   Argentina,  Bolivia,  Brasil,  Chile,  Colombia,  República  Dominicana,  Ecuador,  El  Salvador,  Guatemala.  Honduras,  Paraguay,  Perú  y  Uruguay  o  bien  han  contribuido  a  los  operativos  de  seguridad  multinacionales  o  bien  los  han  liderado   e  hicieron  lo  propio  con  las  Misiones  de  Mantenimiento  de  la  Paz  de  las  Naciones  Unidas”.

Reafirma  la  importancia  de  la  Iniciativa  de  Mérida  y  de  sus  complementos:  la  CARSI  y   la  CBSI   (Estrategias  de  Seguridad  Regional  para  Centroamérica  y  el  Caribe)  y  del  Plan  Colombia.  Se  congratula  de  las  alianzas  que  la  Región  teje  con  los  países  del  Asia  -  Pacífico  y  África  y determina que “las  alianzas  con  el  Hemisferio  realzan  la  importancia  que  ellas  tienen  para  apoyar  las  prioridades  que  los  EE  UU  tienen  en  el  mundo  como  el  vuelco  a  Asia  y  el  Pacífico”.

Habla  de  países  no confiables  pero  no  los  identifica.  Confirma  los  enemigos comunes   que  fijó  en  el  SIAD  (narcotráfico,  terrorismo,  desastres naturales,  migraciones, armas  de  destrucción  masivas).  Postula  la  integración  e  interoperabilidad  de  las  Fuerzas  Armadas  y  de  Seguridad  para  salvaguardar  los  intereses  comunes.   Sostiene:  “En  el ámbito  estratégico  apoyaremos  los  esfuerzos  de  nuestros  socios  para  construir  y  administrar  Ministerios  e  Instituciones  de  Defensa  regidos  por  la  eficiencia,  la  eficacia  y  la  rendición  de  cuentas.  Esto  exigirá  una  participación  periódica  entre  los  funcionarios  del  Ministerio  de  Defensa  amigo  y  los  expertos  en  la  materia  de  los  EE  UU,  a  solicitud  y  cuando  proceda,  a  fin  de  apoyar  los  planes  de  acción  formulados  conjuntamente”.

Ratifica  la  importancia  de  la formación de   militares,   civiles  y funcionarios  de  Defensa  en  el  Instituto  de  Cooperación  para  la  Seguridad  del  Hemisferio  Occidental  (WHINSEC),  institución  educativa  del  Departamento  de Defensa  norteamericano,   en  el  Programa  de  Formación  y  Educación  Militar  Internacional  (IMET),  en  el  Centro  de  Estudios  Hemisféricos  de  Defensa   y  en  el  Instituto  de  Estudios  Jurídicos  Internacionales  de  Defensa.

Afirma  que  la  colaboración  está  dada  también  en  la  ayuda para  “modernizar  el  equipo  que  emplean  las  fuerzas  de  defensa…  para…  aumentar  la  interoperabilidad  con  las  fuerzas  militares  de  los  EE  UU”.

Ratifica  la  importancia  de  las  Misiones  de  Paz  de  la  ONU,  de  la  ayuda  humanitaria,  del  fortalecimiento  de  la  OEA  (recordar  que  es  el  instrumento  de  dominación   sobre  todo   política   y   militar   creado  por  EE  UU  en  1948   sobre  la  base  de  la  Junta  Interamericana  de  Defensa  (JID)  de  1941  y  del  Tratado  de Asistencia  Recíproca  (TIAR)  de  1947,  y  que  jamás  ha  estado  al  servicio  de  nuestros  pueblos;  pero  sí  para  defender  los  intereses  y  objetivos  norteamericanos),  de  las  Conferencias  de  los  Ministros  de  Defensa  del  Continente  y  de  los  Comandantes  en  Jefe  de  las  Fuerzas  Armadas,   y  de  la  JID  que “reúne  a  los  funcionarios  de  Defensa  en  el marco  de  la  OEA  a  fin  de  formular  enfoques  de  colaboración  en asuntos  de  defensa  y  seguridad  que  afecten  al  Continente  Americano”

Sostiene  por  último  que  es  necesario  “un  liderazgo  férreo,  constructivo  y  considerado.   Los  EE  UU  defenderán  y  promoverán  sus  intereses  estratégicos  en  todo  el  Hemisferio.  Apoyaremos  a  los  países  que  asuman  la  responsabilidad  de  velar  los  intereses  comunes”.  Esta  última  frase suena  a  amenaza.  Como  broche  de  oro  deja  trasuntar  el  deseo  de  dominar  y  manejar al  Consejo  Suramericano  de  Defensa   de  UNASUR.   

En  la  misma  línea  se  inscribe  el  “Informe  del  Jefe  del  Comando  Sur”  al  Congreso  norteamericano  el  12  de  marzo  de  2015. En  él   se  sostiene  que  “EE  UU  se  enfrenta  a  los  retos   de  los  organismos  regionales  como  la  CELAC  que  deliberadamente  excluyen  a  EE  UU  y  tratan  de  limitar  nuestro  papel  en  el  Hemisferio…  El  ALBA,  especialmente  Venezuela,  Ecuador  y  Bolivia  han  restringido  las  relaciones  de  defensa  con  EE  UU  y  han  buscado  eliminar  la  presencia   militar  de  EE  UU  en  sus  países.  Como  ejemplo  en  2014  Ecuador  ordenó  a  la  Embajada  de  EE  UU   cerrar  su  Oficina  de  Cooperación  de  Seguridad.  Desde  2003  Venezuela   ha  reducido  sus  tradicionales  estrechos  vínculos  militares  y  de  defensa  con  EE  UU”  El  Informe    ratifica  que  el  Comando  Sur  garantiza  los  intereses  norteamericanos  en  la  Región;  resalta  la  importancia  de  Guantánamo   pues  asegura  la  presencia  permanente   norteamericana  y  el  libre  acceso   inmediato  a  la  Región  así como  el  apoyo  para  la  defensa  aérea  y  marítima  de  EE  UU;  remarca  la  importancia  de  los  ejercicios  combinados  y  de  USAID   y  la  colaboración  con  las  organizaciones  no  gubernamentales. 

Un  año  después,  el  10  de  marzo  de  2016,  en  un  nuevo  Informe determina  que  Venezuela  y  Cuba  son  peligrosas  al  igual  que  Rusia  y  China.  Estas  últimas  porque  disputan  en  la  región  la  hegemonía  de  EE  UU:  Rusia  a  través de la  cooperación  en  defensa, armas  y   comunicaciones  y  China  a  través  del  comercio  y  negocios.   “La  paz  del  gobierno colombiano  con  las  FARC   de  ninguna  manera  implica  el  final  de  los  cambios  en  seguridad.  Colombia  es  un  contribuyente regular  a  las  operaciones  contra  los  piratas  que  realiza  la  OTAN  en las  costas  de  África.  El Comando  Sur  continuará  asistiendo  a  Colombia  aún  después  de  la  paz  con  las  FARC”. Establece  que  la  jurisdicción  del  Comando  Sur  abarca  31 países  y  16  áreas  y  zonas  de soberanía  especial.   Reafirma  la  importancia  de  la  Estrategia  de  Seguridad  para  Centroamérica (CARSI).  Ratifica  la  importancia  de  la formación de   militares,   civiles  y funcionarios  de  Defensa  en  el  Instituto  de  Cooperación  para  la  Seguridad  del  Hemisferio  Occidental  (WHINSEC),  en  el  Programa  de  Formación  y  Educación  Militar  Internacional  (IMET),  en  el  Centro  de  Estudios  Hemisféricos  de  Defensa   y  en  el  Instituto  de  Estudios  Jurídicos  Internacionales  de  Defensa,  a  los  cuales  agrega  la  Academia  Interamericana  de  las  Fuerzas  Aéreas (IAAFA)    cuyo  objetivo  “es  brindar  educación  militar  a  las fuerzas  de   nuestros  países   y  formarlas  en  apoyo  de  intereses  nacionales  (los  de  EE  UU) y  la  Iniciativa  de  Reforma  Institucional  de  Defensa   (DIRI)  cuyo  objetivo  es  desarrollar  instituciones  de  gobernanza  de  la  defensa  responsables,  eficaces  y  eficientes.”    Remarca  la  importancia estratégica   de  las  bases  de  Soto  Cano  y  Guantánamo  pues  “ellas permiten  la  presencia  y  el  inmediato  acceso  a  toda  la  Región”

Por su  parte   John  Kerry, Secretario  de  Estado  norteamericano  durante  la  presidencia  de  Barack  Obama   manifestó:  “América Latina es nuestro patio  trasero … tenemos que acercarnos de manera vigorosa.    Trataremos de hacer lo posible para tratar de  cambiar  la  actitud  de  un número de naciones, donde  obviamente  hemos  tenido  una  especie  de  ruptura  en los  últimos  años”.  Un  regreso  explícito  a  la  “Doctrina  Monroe”;  pero  adaptada  al  Siglo  XXI. 

Por  último  recordar al  pueblo  argentino,  mi  Pueblo,  que  durante  la  guerra  de  Malvinas  Biden,  entonces  congresista,  nos tildó  de    invasores  y  sostuvo  que  la  OTAN  debía  apoyar  a  Gran  Bretaña.  Y  que  siempre  todas  las  administraciones  norteamericanas  han  votado  en contra  nuestro  en  la  ONU cuando  reclamamos   soberanía  sobre  nuestras  Islas  usurpadas  por  Gran  Bretaña  desde  hace  ciento  ochenta y  siete  años.

REFLEXION  FINAL:   Son  y  serán  tiempos  difíciles.  Debemos  mantener  los  ojos  y  los  oídos  bien  abiertos y  estar  alertas.    Si  hemos  abrazado  las    banderas  antiimperialistas  y  anticolonialistas  con  nuestra  conciencia,  nuestra sangre,  nuestro cuerpo,  nuestro  corazón  y  nuestra  alma  es  nuestro  deber  llevarlas  siempre  en  alto,  traspasarlas  a  las  nuevas  generaciones  y  bajar  a  nuestra  tumba  envueltos/as  en  ellas.  Las  banderas  no se  bajan,  no  se  venden,  no  se  entregan,  no  se  alquilan,  no  se  traicionan.  Reitero  se  llevan  en  alto,  se  traspasan  a  las  nuevas  generaciones  y  se  baja  a  la  tumba  envueltos/as  en  ellas.   Debemos  saber  que  más  temprano  que  tarde  EE  UU  y  quienes  le  obedecen   beberán  el  cáliz  final  de  la  derrota  y  sólo  serán  una  hoja  más  en  la  tormenta.  Esto  nos  debe  dar  más  fuerzas  para  continuar  nuestra  lucha. 

A  todos  los  Ejes  de  la  Resistencia  en  el  mundo,  especialmente  al  Eje  de  la  Resistencia  de  Asia  Occidental,  mal  llamada  Oriente  Medio,    mi   honor,  mi  respeto,  mi  solidaridad,  mi  agradecimiento.  Mi  pensamiento,  corazón  y  alma  están  con  ustedes.  ¡Hasta  la  Victoria  Siempre!  ¡Viviremos  y  Venceremos!

A  quienes  admiran  a  los  imperios  y  se  arrodillan  ante  ellos  traicionando  a  sus  Patrias  y  a sus Pueblos  pensando  que  algunos   gobernantes  imperiales  son  mejores  que  otros,  una advertencia que  hiciera  el  DR  GUSTAVO  CIRIGLIANO:  “Cuando  un  imperio  proclama  la paz  trae la  guerra,  cuando  exalta  la  solidaridad  esconde  un  ataque,  cuando  reclama  adhesión trama  entrega  y  cuando  ofrece amistad  distribuye  hipocresía”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias