sábado 20 de julio de 2024 - Edición Nº1418

Economía y Política | 4 jun 2023

Sin soberania no hay justicia social

PUNTA QUEBRACHO : ¿ Que es la soberania hoy?

Se conmemora un nuevo aniversario de la batalla de Punta Quebracho que represento un hito dentro de las batallas que se conocieron como la guerra del Paraná. En conmemoración de dicha fecha se celebra el día de la Soberanía Nacional. Hoy esta fecha emblemática de nuestra nacionalidad nos encuentra condicionados por el FMI, entregado nuestro río al saqueo y al contrabando. También nos encuentra sin conexión propia entre esa vía fluvial y el océano Atlántico. Cabe poner de manifiesto y conmemorar esta fecha no como un evento lejano sino con la potencia que hoy implica la condición de administración para los que gobiernan nuestro país, sometidos a limitantes externos e internos inadmisibles y con una creciente pérdida de legitimidad, producto de la perdida de representatividad. Nadie dice que es fácil, como no lo fue la guerra del Paraná, pero no es imposible volver a enfrentar a los que nos someten, nos saquean y nos hambrean y es además mucho más digno que agachar la cabeza; tampoco en el pasado fue fácil ya que fueron numerosos los combates que se libraron antes de la expulsión del invasor: Vuelta de Obligado, San Lorenzo, Tonelero, Quebracho, Rosario, etcétera.


Por Lucas Molinari

“El combate fue una victoria clave, estratégica, de las fuerzas federales. En la que, sufriendo sólo una baja mortal contra unas 60 invasoras, y sin pérdidas apreciables de su artillería, destruyeron 6 mercantes, causaron daños de diversa magnitud a varios de las unidades navales militares extranjeras y quedaron dueñas del terreno”, explica el historiador Guillermo Caviasca sobre la batalla de Punta Quebracho que ocurrió un día como hoy, el 4 de junio de 1846.

Se trata de un capítulo clave de la guerra del Paraná que duró de 1836 a 1850 producida por la invasión anglo-francesa que buscaba imponer el “libre comercio” en nuestros ríos. Los unitarios exiliados en Montevideo fueron aliados por ese entonces al extranjero.

Vale levantar este domingo la figura del General Mansilla, “un profesional especialista en Artillería, pero capaz de organizar y conducir milicias o tropas de línea, defensas fijas o campañas móviles. Fue el planificador de la guerra en el teatro de operaciones del Paraná”, completa Caviasca.

El 4 de junio de 1939 se colocó en el lugar de la batalla una cruz de quebracho, que cuando la empresa estadounidense Cargill compró el predio, obligó a desplazar a dos kilómetros el monumento. Una muestra palmaria de nuestra pérdida de soberanía.

“Nosotros perdimos en Caseros y ellos (por los Estados Unidos) ganaron la Guerra de Secesión (en la década del ’60 del siglo XIX) y por eso fueron la potencia industrial más fuerte del mundo“, explicó en un discurso del 2011 Cristina Fernández de Kirchner.

Es la línea histórica del revisionismo que recuperó la figura de Juan Manuel de Rosas y criticó el pacto semicolonial que forjaron los unitarios ganadores de la batalla de 1852.

Son las dos rutas de Mayo que comentamos en la edición anterior, la verdadera contradicción: “Liberación o dependencia”.

¿Cómo evaluar la coyuntura actual?

El gobierno del Frente de Todos asumió denunciando la “estafa del FMI” y termina su mandato rogando por fondos del mismo organismo para encarar sus últimos meses de mandato y la campaña electoral.

“En no más de 10 días, mano a mano con el FMI” tituló el enviado de Página/12 a China, Leandro Renou, que detalló: “Lo acompañará Pesce, titular del BCRA. Buscan darle fin de una negociación que vinieron llevando Rubinstein y Madcur. Si lo logra, tendrá otros 10 mil millones de dólares de Estados Unidos”.

Esos recursos ¿Qué destino tendrán?

“Si nos adelantan los desembolsos de éste año, igualmente durante el año, habrá que pagar esa misma plata al organismo, con el siempre latiguillo de “no caer en default”, explica Fernando Gómez en Infonativa que compara las actuales negociaciones con “aquél blindaje financiero que negociara Daniel Marx para Domingo Cavallo en el 2001 en nuestro país son evidentes. Tan evidentes, que Daniel Marx es uno de los encargados de dicha negociación. En el 2001 fracasó y el desbarranco financiero fue absoluto. En esta oportunidad, el éxito o el fracaso de la gestión, apenas aletarga los tiempos de una crisis latente producto de la ausencia absoluta de independencia económica que arrastra nuestro país”.

Empezamos por el final para luego introducir un balance del viaje oficial a China, porque el eje del gobierno está claramente en el Norte. Así lo caracterizó el enviado de Infobae Román Lejman al comienzo del viaje: “Massa conoce las líneas rojas que estableció la administración demócrata respecto a China, y el titular del Palacio de Hacienda no tiene intenciones de cruzarlas. En este sentido, el ministro no firmará con el régimen comunista ningún convenio que implique la adjudicación de la Hidrovía, la construcción de un puerto de aguas profundas en Tierra del Fuego, la compra aviones para la Fuerza Aérea, la autorización a Huawei para que provea su tecnología de Quinta Generación o la inmediata construcción de las centrales nucleares en Buenos Aires”.

Lo concreto que logró el gobierno nacional fue la renovación del swap con el Banco Central de China.

“El acuerdo es por 18.000 millones de dólares por un plazo de tres años, mientras que la cuota que se utiliza para el intercambio comercial entre ambos países crecerá de 5.000 a 10.000 millones de dólares”.

Consultamos al analista económico Rodolfo Treber que brindó un balance de la gira oficial: “Lo positivo es que el aumento de los swaps y la habilitación para que el total de las negociaciones de las relaciones comerciales entre China y Argentina sea en yuanes le quita presión a la Argentina sobre la insuficiencia de dólares que tiene, y le quita también presión a los condicionamientos fuertísimos políticos que impone el Fondo Monetario Internacional, como representante de los Estados Unidos. La ampliación del swap permite de alguna manera alivianar la presión que ejercen las corridas bancarias y esa presión devaluatoria que parecía tender a una súper devaluación para estos próximos meses. Por otro lado, el lado negativo es que mientras que nosotros sigamos lanzando acuerdos con el extranjero donde seamos proveedores de materia prima, todas las obras de infraestructura que se financian, sean para seguir potenciando nuestra característica exportadora de materia prima, de energía y no avancemos en un proceso de industrialización, siempre vamos a hacer una economía dependiente. Argentina negocia como proveedor de materias primas y como comprador de productos importados, por lo tanto, no sale del esquema de modelo económico dependiente, tratando de cambiar de potencia extranjera a la cual subordinarse”.

Esto que explica Treber es prioritario que esté en la agenda de debate político: la primarización de nuestras exportaciones. Que está vinculada al empobrecimiento de nuestro pueblo.

En un estudio de los economistas Basualdo y Manzanelli para FLASCO muestran que “la reducción en la participación de los asalariados en el ingreso durante la gestión de Cambiemos (del 51,8% en 2016 al 46,2% en 2019) se profundizó en el gobierno del Frente de Todos (43,9% en los tres primeros trimestres de 2022)”. Los autores detallan que los claros ganadores de estos años en la puja distributiva son “los grupos económicos locales y conglomerados extranjeros” a través del elevado proceso inflacionario (que hemos comentado en Panorama sindical. Robo).

Esta semana dialogamos con el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido que se refirió a la pérdida de ocho años en la relación con China. Contó que durante el gobierno de Cristina se habían “firmado contratos de ejecución en el caso de las represas Kirchner y Cepernic, que fueron paradas durante el gobierno de Macri y no fueron retomadas por este gobierno. No se reactivaron por la permanente oposición del (ex) secretario de Planeamiento Estratégico Gustavo Béliz. Las empresas deberían estar en operaciones y generando 1200 megavatios”.

“China no te regala nada pero está dispuesta a hacer inversiones que Estados Unidos no”, resume el periodista Gustavo Ng.

Es decir que el carácter de la negociación depende del rumbo y la voluntad política de nuestro gobierno.

“No está en la agenda política de la delegación argentina sentarse a discutir el rol de COFCO en el comercio exterior de nuestro país”, criticó Fernando Gómez, que como Julio De Vido insiste en la urgencia de recuperar soberanía sobre el enorme flujo exportador que hoy controlan las corporaciones extranjeras.

Ahora bien, ¿Cómo serán los próximos meses?

Consultamos a De Vido, que tiene la experiencia de haber estado al frente del ministerio más importante en los 12 años del kirchnerismo.

“Me da la sensación que el círculo rojo ante la enorme debilidad del gobierno va a dejar que se siga deteriorando. Honestamente no veo que tengan la necesidad de una corrida para sacar a un gobierno que se va a caer solo con los resultados electorales. Va a ver un tránsito institucional ordenado en un marco de enorme miseria y de pobreza. Lo que veo con preocupación es hasta dónde está el umbral de soporte de la gente para poder bancar una situación de pobreza, de no poder alquilar un departamento, una vivienda, de no poder llegar a fin de mes, me preocupa más por ahí. El establishment lo único que tiene que hacer es esperar”.

¿Qué salida tenemos?, preguntamos…

“Hay que tomar medidas concretas en el marco de lo que es el comercio exterior, de la energía, y demás, que estamos a años luz de que se estén tomando, vamos en otro sentido”.

Esas decisiones que parecen estar a “años luz” son parte de un programa de salvación nacional.

Que están presentes en nuestra historia (como la nacionalización del comercio exterior) y sobre todo en los documentos del movimiento obrero organizado.

Sin embargo, el debate electoral se muestra amable con el poder económico y cruel con las mayorías. Y el destino de endeudamiento y sumisión al FMI sabemos que significa un futuro de padecimientos para el pueblo.

Pero más allá de las elecciones la militancia popular continúa discutiendo el futuro a construir. En las organizaciones libres del pueblo radica la voluntad para democratizar un sistema político que parece girar en falso.

Cerramos esta primera parte con un fragmento del poema de León Benarós en homenaje a los combatientes de la guerra del Paraná.

 

Punta Quebracho, símbolo de resistencia,

donde el eco de la historia se hace presencia,

en cada susurro del viento que sopla,

se escucha la voz de aquellos que lucharon a solas.

 

(…)

Punta Quebracho, en tus playas de historia,

se guardan los suspiros de la victoria,

cada piedra y cada rama cuentan la gesta,

de aquellos que dieron su vida en esta tierra enhiesta.

Nota extraída de Radio Grafica del 4 de junio de 2023

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias