lunes 26 de octubre de 2020 - Edición Nº55

Género y Salud | 2 sep 2020

COLUMNISTA INVITADO: Alfredo Mocoroa

Ciudad de Buenos Aires: El sofisma de la Pandemia

Sofisma: Argumento falso o capcioso que se pretende hacer pasar por verdadero.


Las autoridades del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tomaron la decisión política de alentar el contagio masivo de COVID-19. Esto es lo que puede interpretarse de sus acciones.

En sus declaraciones públicas muestran estadísticas que parten de datos no conocidos, como cuantxs contagiadxs coexisten dentro de sus límites. De allí deducen el amesetamiento de la curva o el porcentaje de letalidad o mortalidad, el R0, etc., todos ellos dependientes del número inicial, el Nº total de casos.

En el artículo de Tiempo Argentino del 30 de Agosto, se puede leer: “El viernes 24 de julio, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta testeó 2705 personas, el siguiente viernes 31 de julio fueron 2743 personas. El 7 de agosto: 2841. Los datos del lunes, publicados este martes, marcan 2331 hisopados, y un 45,9% de positividad. Una semana antes, el 3 de agosto, fueron 2497 y 43,6% de positividad.”

Es obvio que si se testea siempre la misma cantidad va a obtener siempre un número parecido de casos, y eso no refleja un amesetamiento de los casos, lo que en realidad expresa es que lo que se está amesetando deliberadamente es la información, el dato.

Su análisis, siguiendo el más llano sentido común, confirma ese desconocimiento y devela el misterio: No toman sus decisiones a partir de los datos, como suele decir el Jefe de Gobierno, sino a través de la manipulación de ellos, con el fin de convencernos de flexibilizar el aislamiento con argumentos falsos y capciosos a los que se pretende hacer pasar por verdaderos.

Una positividad próxima al 50% confirma lo dicho.

Lamentablemente, esto conducirá a la saturación y posterior colapso del sistema de salud, con la trágica consecuencia que ya hemos conocido de lo que sucedió en otros países en circunstancias similares.

Por esa decisión política es que permiten, alientan y hacen la vista gorda a cuanta movilización -contra las decisiones del Gobierno Nacional- es convocada en la Ciudad.

Lamentablemente, el precio de esta irresponsabilidad lo pagaremos todxs, quienes necesiten una cama de urgencia y no haya y lxs más vulnerables al virus: Adultos Mayores, personas con enfermedades preexistentes, Vecinxs de Barrios populares y los integrantes de los Equipos de Salud, a los que les niegan todo tipo de cuidados, desde la calidad de los Equipos de Protección Personal hasta las licencias por estrés, todo contemplado con la complicidad histórica de quienes dicen representarlos.

Pareciera que la situación no tiende a mejorar, sino todo lo contrario, ya que este descontrol incrementa la circulación del virus en todo el País, como ya se puede comprobar.

Por eso, si podés, #QuedateEnCasa, no tomes Dióxido de Cloro, mantené la distancia, usá tapabocas y protectores faciales, lávate las manos con frecuencia y usa alcohol al 70% o lavandina diluida. Cuidá a tu viejx y abuelx.

No cargues con esa culpa

 

Por Alfredo Mocoroa, médico jubilado y responsable de la comunicación del Frente Ciudadano por la Salud.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias