viernes 20 de mayo de 2022 - Edición Nº626

Economía y Política | 13 may 2022

CONTINENTE EN DISPUTA -PARTE I

TODO TIENE QUE VER CON TODO

Este artículo sobre geopolítica será publicado en dos partes; expone los intereses extra continentales que se juegan en nuestro territorio. Se trata de un escrito de autoría de la profesora de historia y dirigente del CEMIDA, Elsa Bruzzone. Cómo siempre con rigor documental y claridad expositiva la autora, gran luchadora por la Soberanía Nacional nos ayuda a comprender la realidad geopolítica.


1. EJERCICIOS MILITARES BRITÁNICOS EN NUESTRAS ISLAS MALVINAS DEL 18 AL 29 DE ABRIL

Nuestra CONSTITUCIÓN establece :  “La  Nación Argentina  ratifica su  legítima  e  imprescriptible  soberanía  sobre  las Islas  Malvinas,  Georgias  del  Sur  y  Sandwich  del  Sur  y  los  espacios  marítimos  e  insulares  correspondientes,  por  ser  parte integrante  del  territorio  nacional.   La  recuperación  de  dichos  territorios  y  el  ejercicio  pleno  de  la  soberanía,  respetando  el modo  de  vida  de  sus  habitantes,  y  conforme  a  los  principios  del  derecho  internacional,  constituyen  un  objetivo  permanente  e  irrenunciable  del  pueblo  argentino.”  Y aunque nuestras ISLAS continúan siendo usurpadas por el REINO UNIDO desde el año 1833 ellas fueron, son y serán argentinas.  Todos los años los británicos realizan ejercicios militares en las ISLAS. Ni siquiera la pandemia del COVID-19 los detuvo. Ya en el año 2020 el GOBIERNO ARGENTINO  había expresado su repudio y condena ante los ejercicios llevados a cabo entonces. En 2021 a través de TWITTER el residente en MALVINAS,STEPHEN LUXTON informó que  las fuerzas militares británicas apostadas en MALVINAS realizaron ejercicios con lanzamiento de MISILES RAPIER desde PUERTO HARRIET, en la costa oeste de ISLA SOLEDAD, a unos 20 kilómetros al suroeste de PUERTO ARGENTINO  y que la REAL FUERZA AÉREA realizó maniobras en las proximidades del MONTE TUMBLEDOW,  a menos de 10 km al oeste de PUERTO ARGENTINO  con   aviones AIRBUS  AM400-ATLAS, diseñados para el transporte de tropas y como aviones cisterna.  Participó además  personal de los GUARDIAS  GALESES  y del REGIMIENTO REAL IRLANDÉS, desarrollando tareas diurnas y nocturnas.  Y este año 2022 no ha sido la excepción. En enero, la BRITISH FORCES SOUTH ATLANTIC ISLANDS o BFSAI, el contingente militar británico desplegado en las ISLAS MALVINAS,  llevó  a cabo otra fase del CAPE BAYONET  involucrando no solamente tropas  navales, sino también  aéreas para  apoyo de los TYPHOON FGR4 del ESCUADRÓN 1435.  Entre el 18 y el 29 de abril se llevaron a cabo nuevos ejercicios “con el fin de demostrar la habilidad del personal del contingente militar británico (BFSAI)  para coordinar y realizar recursos para un ejercicio a gran escala”. Participaron además fuerzas pertenecientes al REGIMIENTO DEL DUQUE DE LANCASTER, la ROYAL NAVY y la ROYAL AIR FORCE. La reacción del GOBIERNO ARGENTINO fue inmediata.  La CANCILLERÍA rechazó  los ejercicios  ratificando que las ISLAS se encuentran ilegítimamente ocupadas y que los mismos “constituyen una injustificada demostración de fuerza y ponen de relieve el deliberado apartamiento de los llamamientos de las numerosas Resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales, que instan tanto a la ARGENTINA como al REINO  UNIDO a reanudar las negociaciones, a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía que involucra a ambos países en la CUESTIÓN de las ISLAS MALVINAS”. Reafirmó además la soberanía argentina sobre las GEORGIAS DEL SUR, SANDWICH DEL SUR Y LOS ESPACIOS MARÍTIMOS CIRCUNDANTES y  recalcó que “que  la presencia militar contradice también la Resolución 41/11 de la Asamblea General (Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur) que, entre otras disposiciones, exhorta a los estados de todas las demás regiones, en especial a los estados militarmente importantes, a que respeten escrupulosamente la Región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación, en particular mediante la reducción y eventual eliminación de su presencia militar en dicha Región.” En palabras del CANCILLER SANTIAGO CAFIERO  mientras no haya un regreso por parte de GRAN BRETAÑA a la mesa de negociaciones  “cualquier tipo de actividad que se esté desarrollando y estas maniobras militares son actividades ilegales para la ARGENTINA y el DERECHO INTERNACIONAL. Por eso la ARGENTINA va a seguir reclamando y repudiando ese tipo de acciones”.  

Por esos días el diario británico “FINANCIAL TIMES” publicó un artículo  en el que sugirió que el REINO UNIDO  podría “levantar el embargo militar” sobre ARGENTINA, reducir la militarización sobre las ISLAS MALVINAS  y reanudar los vuelos entre el ARCHIPIÉLAGO  y el CONTINENTE. “Gran Bretaña podría levantar el embargo militar sobre la Argentina, una economía que forma parte del G-20 y una democracia que tiene casi 40 años, y reducir la militarización en la zona. Esto enviaría una señal poderosa a Buenos Aires y a las Islas de que Londres desea ver más relaciones normales y amistosas en la zona sur del Océano Atlántico”, aseguró el texto publicado en un editorial.  Por su parte,  voceros del FOREIGN OFFICE declararon al diario LA NACION” que   “el Reino Unido no está militarizando las Islas Falkland. Nuestras fuerzas en el Atlántico Sur son totalmente defensivas y están al nivel adecuado para garantizar la defensa de las Islas contra cualquier amenaza potencial. De hecho, la presencia militar del Reino Unido se ha reducido significativamente desde 1982″. Y a comienzos de abril  el COMANDANTE DE LA FUERZA BRITÁNICA en las ISLAS DEL ATLÁNTICO SUR, JONATHAN LETT,    reveló a un enviado especial de “LA NACION” que la dotación militar en las ISLAS  está “en su nivel operativo mínimo” y negó las acusaciones sobre una militarización de la REGIÓN. Explicó que “el propósito de la base es enteramente defensivo, para defender las ISLAS de cualquier amenaza potencial”.

 

HABLEMOS CLARO AL RESPECTO

 La base militar británica en las MALVINAS sirve a varios  propósitos   no  siempre  confesados.  El  más “inocente” es proveer  apoyo  a la población exógena y endógena de las ISLAS  y complementariamente a los intereses económicos de la antigua compañía monopólica de ellas, la FALKLAND ISLAND COMPANY,  cuyos dueños  viven  en EUROPA.   Esta compañía se diversificó en varias empresas de servicios para proveer transporte, turismo, vivienda y alquiler de vehículos en las ISLAS,  explorar y explotar hidrocarburos, continuar el antiguo negocio lanar del lugar e implementar  el nuevo de la pesca depredadora.   El  verdadero y oculto objetivo  es operar como base de apoyo y de proyección geoestratégica  de la OTAN con la triple misión  de controlar el transporte de materiales estratégicos (por ejemplo hidrocarburos), favorecer a las compañías europeas en la exploración y la explotación de recursos no renovables y renovables en la PLATAFORMA CONTINENTAL SUDAMERICANA y condicionar el acceso hacia y desde el ATLÁNTICO AL PACÍFICO  y desde el ATLÁNTICO HACIA LA ANTÁRTIDA  de acuerdo con el nuevo concepto estratégico expresado por la OTAN en el  año 2010 y que sigue vigente.

Por todo  lo  expresado podemos  inferir  que la negativa británica para solucionar pacíficamente la disputa por   la  soberanía en la CUESTIÓN MALVINAS  está solamente justificada en  la  imperiosa necesidad de mantener militarizado el ATLÁNTICO SUR  para  asegurar sus  fines  y  los  de  sus  socios  de  la OTAN.  Sin olvidar por supuesto a EE UU creador y patrocinador de la misma. No quedan dudas del  ADN del gran organizador del descalabro  y su principal beneficiario. Pero aún hay más. Ese mismo año   la  OTAN  amplió el que llamó  campo  de  amenazas  a  la  paz  y  a  la  seguridad  de sus  estados  miembros  al  incorporar a ellas al  clima,  la  energía  y  los alimentos.  A  partir  de  entonces se establecieron   cuatro  prioridades:  la  ciberdefensa,   la defensa  energética,  la  seguridad  climática  y  la  cooperación,  especialmente  geoestratégica  para  hacer  frente a  esas presuntas “amenazas”.    Esta  nueva  reformulación de la OTAN   incluye   fundamentalmente, cuando  se  observa  y  analiza  detenidamente,  la  competencia por los RECURSOS NATURALES necesarios para sostener la energía, la alimentación y la economía de EUROPA.  En  un  mundo  donde  los recursos  naturales  son  cada vez  más  escasos   y  están  cada  vez  más codiciados, la  búsqueda  de respuestas militares a amenazas no militares a la seguridad de los pueblos no es para nada inocente.  La mayor parte de esos  recursos  naturales, a mí me gusta llamarlos bienes comunes, los poseen los pueblos africanos, algunos asiáticos y NUESTRA AMÉRICA – PATRIA GRANDE. Por todo ello la existencia de   las  bases militares británicas  en  las ISLAS MALVINAS Y GEORGIAS DEL SUR,  a menos de 400  kilómetros de las costas continentales de ARGENTINA y por  ende de  AMÉRICA DEL SUR  representa una amenaza a la libertad y a la sustentabilidad económica de toda  la REGIÓN  y no sólo de nuestra  PATRIA.

 

PROFESORA Y DIRIGENTE DEL CEMIDA  ELSA BRUZZONE

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias