jueves 13 de junio de 2024 - Edición Nº1381

Economía y Política | 20 feb 2023

El libre mercado o la planificación estatal

Qué hacer para desarrollar la economía argentina

Los problemas macroeconómicos no deben perder de vista el sendero del desarrollo. La historia económica demuestra que los mandatos del libre mercado no funcionan. La cooperación, la regulación estatal y la planificación económica permitieron a las actuales potencias globales desarrollarse a través de la educación, la ciencia y la innovación productiva.


Por Pablo Caramelo*

El debate en torno a los problemas de coyuntura macroeconómica en Argentina es el árbol que tapa el bosque. Es entendible que, con los acuciantes problemas que presenta la economía nacional, las discusiones giren en torno a cuestiones de corto plazo. Pero el desafío radica en que sin una perspectiva de mediano plazo que logre comprender y replicar los mecanismos que históricamente han permitido a las sociedades más avanzadas desarrollarse, las urgencias macroeconómicas cotidianas no podrán ser superadas de un modo sustentable. Sin estabilidad económica no hay desarrollo posible, es cierto, pero tampoco habrá estabilidad económica perdurable sin desarrollo.

Una visión ampliamente dominante en la discusión pública propone superar las dificultades de la realidad económica a partir de la liberalización de las fuerzas de mercado. Esta proposición surge a partir del concepto acuñado por Adam Smith, conocido como “la mano invisible”, sobre el cual se estructura el andamiaje teórico de la economía mainstream. Esta perspectiva refiere a una supuesta y natural armonización de los intereses de los diversos agentes económicos, según la cual la planificación y la intervención estatal implicaría un obstáculo para el desarrollo. La hipótesis sostiene que si cada uno persigue su interés particular, se alcanzaría el bienestar común dado que los objetivos individuales resultarían convergentes en esa dirección. El egoísmo es presentado como una característica benévola y distintiva del comportamiento humano, a partir de la cual los intereses privados fundan la prosperidad del conjunto de la sociedad.

El liberalismo económico propicia un Estado mínimo que se concentre en la función policial y judicial y que se retire de todas las demás áreas. La libre acción de la oferta y la demanda solucionaría cualquier problema económico y crearía empleo para todos. De modo tal que, cuanto menor sea la intervención estatal mayor sería el desarrollo de la economía.

El problema para esta perspectiva liberal radica en que la realidad histórica no convalida sus modelos. Sin ir más lejos en Argentina, las políticas de liberalización de la actividad económica ejecutadas por la última dictadura militar o por el menemismo en los noventa e incluso durante la gestión del macrismo arrojaron resultados calamitosos para el entramado productivo y social. Pero aun dejando de lado la experiencia nacional, la historia de la humanidad en su conjunto invalida las premisas del modelo del libre mercado.

 

Una historia de intervención estatal

Ancestralmente, las sociedades agrícolas primigenias presentaban esquemas sociales de no más de unos pocos cientos de miembros, en donde casi todos los individuos conocían a la mayoría de los miembros de su tribu, y a menudo estaban emparentados entre sí. La pequeña escala de estas sociedades y su cohesión facilitaban la colaboración y mitigaba las disputas. En ese marco, el liderazgo tribal hacía cumplir las reglas en la comunidad y fomentaba la cooperación. A medida que estos asentamientos se fueron expandiendo y sus poblaciones se hicieron más densas, surgió la necesidad de una cooperación más amplia, más allá de las que proporcionaban los lazos familiares. De este modo florecieron instituciones políticas y religiosas mucho más complejas, que permitieron a nuestros ancestros colaborar a mayor escala, dando lugar a la construcción de grandes sistemas de riego, edificaciones, fortalezas intimidatorias y ejércitos temibles.

Estas ventajas permitieron una mayor producción de alimentos, lo cual dio lugar a un notable crecimiento demográfico y a la correspondiente división del trabajo. De este modo, el producir más calorías por trabajador, permitió sostener a una clase social que no estaba dedicada a la obtención de comida al tiempo que se incrementaba la densidad poblacional. Tener una clase social que no estuviera destinada a la producción de alimentos permitió la creación de una estructura burocrática, dedicada a la organización política y a la acumulación de nuevos conocimientos.

En efecto, para facilitar la cooperación a gran escala, estas sociedades más complejas se caracterizaban por un liderazgo político sostenido y la toma de decisiones centralizada. De esta forma, los Estados estructurados a partir de la recaudación de impuestos podían financiar mayores ejércitos, proporcionar mejores servicios públicos, imponer la ley y el orden, invertir en capital humano y hacer cumplir los contratos comerciales, todo lo cual fomentaba el progreso tecnológico y el crecimiento económico.

Más adelante en el tiempo, pero sobre la base de esa misma estructura, la Revolución Industrial constituyó la fuerza que metió de lleno al mundo en la moderna fase de crecimiento. Las innovaciones tecnológicas permitieron aumentar la población y fomentaron la adaptación de esta a su entorno, tanto ecológico como tecnológico. Las poblaciones más numerosas y mejor adaptadas fomentaron a su vez la habilidad de la humanidad para diseñar nuevas tecnologías y para obtener un control cada vez mayor de ese entorno. Así, la industrialización desencadenó una revolución en la educación de las masas. Los salarios de los trabajadores comenzaron a subir. En pocas palabras, las sociedades industriales de todo el mundo, incluso aquellas que se resistieron a adoptar otros aspectos de la modernidad occidental, decidieron apoyar la educación pública, sobre todo porque comprendieron la importancia de la educación universal en un entorno tecnológico dinámico, tanto para los empresarios como para los trabajadores.

A partir de ello, el desarrollo histórico del capitalismo tuvo lugar en los países centrales, a partir del crecimiento de la gran industria y la consiguiente constitución de sistemas industriales nacionales integrados. La maquinaria industrial permitió la aplicación de la ciencia al producto general del desarrollo social, es decir, al proceso inmediato de producción, potenciando el valor generado por la mano de obra. De esta forma, a medida que las innovaciones tecnológicas se consolidan en determinado sector, estas tienden a extenderse al resto de las ramas de producción, erigiéndose como la forma general socialmente imperante en el proceso de producción y conformándose en tanto un sistema industrial integrado. Así, el entramado productivo se constituye como el soporte material que permite al capital orientar el desarrollo de las fuerzas productivas a través de la innovación tecnológica derivada de la acumulación social de conocimientos.

 

Los avances tecnológicos y los sistemas públicos de salud contribuyeron al descenso en las tasas de morbilidad y al aumento de la esperanza de vida, que a su vez impulsaron los incentivos para invertir en educación y fomentaron nuevas innovaciones tecnológicas. El aumento de la calidad de vida durante la Revolución Industrial fue principalmente el resultado de la formación del capital humano y el rápido avance tecnológico, que se reforzaron mutuamente.

 

Al observar la historia de los países desarrollados, podemos verificar que cada uno de ellos atravesó diferentes fases y alcanzó el desarrollo delineando características únicas e irrepetibles. El desarrollo es una experiencia nacional plagada de contradicciones, conflictos y dificultades, en la que cada país debe seguir su propio recorrido a partir de su experiencia histórica y sus oportunidades. Sin embargo, la historia económica demuestra que no existe sociedad que se haya desarrollado a partir de los mandatos del libre mercado. Por el contrario, ha sido siempre la cooperación, la regulación estatal y la planificación económica lo que permitió a las actuales potencias globales desarrollarse a través de la educación, la ciencia y la innovación productiva.

Para lograr replicar el éxito alcanzado por las sociedades con mejores niveles de vida, resulta fundamental reconocer cuáles han sido las recetas que han utilizado para conseguir ese grado de desarrollo, teniendo en claro que las mismas nada tienen que ver con las políticas propias del libre mercado que algunos insisten en promover. Desde ya que los problemas de la coyuntura macroeconómica resultan absolutamente relevantes y es imprescindible atenderlos debidamente, pero al mismo tiempo no debe perderse de vista el sendero del desarrollo colectivo y sustentable, que siempre se construye en base a la cooperación, la planificación y la inversión en educación, ciencia y tecnología.

*Economista UBA

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias