martes 28 de mayo de 2024 - Edición Nº1365

Internacional | 19 nov 2023

Genocidio del pueblo palestino

¿Qué dicen los comunistas israelíes? / ENTREVISTA CON ELI GOZANSKY

Ponemos a disposición esta entrevista a un dirigente, miembro del Partido Comunista de Israel, que permite adquirir otra perspectiva sobre el conflicto con Palestina, además de saber el papel que juega la derecha internamente en cabeza de su principal figura el Ministro guerrero Netanyahu.


El mundo está en shock por la nueva escalada en Palestina. Para entender las raíces y las soluciones de este conflicto, hablamos con un activista comunista que vive en Tel Aviv y fue el primer soldado detenido por negarse a servir en las Fuerzas Armadas israelíes en la guerra del Líbano de 1982. Una entrevista de Hugo Albuquerque

Vivimos tiempos catastróficos y las escenas de Gaza han aturdido a toda la humanidad, en una crisis con consecuencias globales. Un terremoto que ha producido un horizonte de gran indeterminación, desde efectos electorales muy grandes en los países centrales, la reapertura de un movimiento de masas también en las calles de las capitales de los países ricos, y también el riesgo de una nueva guerra mundial.

Hablamos con Eli Gozansky, israelí de 60 años que vive en Tel Aviv y es miembro de la dirección del Partido Comunista de Israel, que forma parte del Frente Democrático por la Paz y la Igualdad, conocido por su acrónimo hebreo Hadash una de las únicas organizaciones israelíes que reúne a judíos y árabes, y con cinco diputados en el Parlamento israelí, cuatro de ellos de Hadash - y que se presenta en una lista conjunta con el partido árabe Ta'al, acrónimo de Movimiento de Renovación Árabe.

¿Cuál es la percepción interna en Israel de la masacre que está teniendo lugar en la Franja de Gaza?

El ataque de Hamás del 7 de octubre tomó por sorpresa a los israelíes, tanto desde el punto de vista militar como por el número de muertos, heridos y secuestrados. La sensación fue de abandono total y de que los residentes habían sido abandonados por el gobierno y el ejército. Los sentimientos de miedo y conmoción se convirtieron en odio hacia Hamás, los palestinos y también hacia el gobierno, especialmente hacia la figura del primer ministro Netanyahu. El gobierno declaró inmediatamente el estado de guerra, lo que, junto con la crisis y el lavado de cerebro de los medios de comunicación, creó una especie de psicosis de masas que se expresó en horribles llamamientos racistas a la venganza. Y también, llamamientos a la "unidad nacional" por un lado y duras críticas al gobierno por otro.

Conviene recordar que el actual gobierno israelí, dirigido por Netanyahu, es el más derechista, fascista y racista de la historia de Israel, además de las numerosas acusaciones de corrupción que pesan sobre él. Es un gobierno que intentó cambiar el régimen mediante un golpe constitucional. A esto se opusieron las protestas más potentes y multitudinarias del país, durante 40 semanas seguidas, aunque se centraron en la cuestión de la democracia, y sólo nosotros, que también formamos parte del "bloque contra la ocupación", nos pronunciamos en el sentido de que "no hay democracia con ocupación", "no hay democracia sin igualdad". Esa fue una voz importante que resonó y puso la cuestión palestina en la agenda. En ese contexto, desde el punto de vista de las relaciones exteriores, Netanyahu estaba aislado, y por esa razón, con el apoyo de Estados Unidos, trató de eludir la cuestión palestina y llegar a un acuerdo con Arabia Saudí a expensas de los palestinos.

Todo eso cambió después del 7 de octubre.

Netanyahu salió del mencionado aislamiento internacional cuando Estados Unidos y Europa apoyaron a Israel en su brutal guerra contra Gaza, cuya intención original era la deportación masiva de palestinos a Egipto. Esto, sin embargo, fracasó debido al rechazo egipcio. Internamente, Netanyahu ha incorporado a su opositor Benny Gantz al gobierno. Además, como hacen muchos gobiernos de derechas, aprovechó la crisis para profundizar la opresión contra los palestinos de Cisjordania, incluyendo la limpieza étnica parte sur, llevada a cabo por colonos con el apoyo del ejército, también contra los árabes ciudadanos israelíes, que constituyen el 20% de la población, y finalmente contra cualquiera que quisiera cuestionar la guerra y el asesinato de inocentes en Gaza: cientos de detenciones, despidos y expulsiones de universidades israelíes sólo por escribir algo en Facebook, con el vago argumento del gobierno de identificar a estos manifestantes como partidarios de Hamás, que el gobierno considera lo mismo que el Estado Islámico o los nazis.

El Tribunal Supremo ha rechazado nuestra petición, que solicitaba el derecho a manifestarse libremente en dos ciudades con población árabe (Umm al-Fahm y Sakhnin). El motivo alegado fue que la situación era especialmente explosiva y que la policía no disponía de fuerzas suficientes para hacer frente a los manifestantes "peligrosos". Otra prueba del nivel de persecución y daño sistemático al ya limitado espacio democrático de Israel fue la suspensión durante 45 días y dos meses de la actividades de la Knesset del diputados comunistas Ofer Cassif y Aida Tuma-Sliman por haber condenado la guerra. También hemos visto amenazas policiales contra los anfitriones de una conferencia de judíos y árabes en Haifa. Ademas fue detenido, aunque ya en libertad, Mujamad Barakeh, dirigente comunista que encabeza el entre representantivo de la minoria nacional arabe-palestina de Israel.

Por iniciativa nuestra, se creó un grupo judeo-árabe con el objetivo de prevenir los ataques racistas. Desde el principio de las manifestaciones, pedimos el regreso de todos los secuestrados intercambiándolos por prisioneros palestinos. Paralelamente, realizamos manifestaciones directas contra el gobierno y especialmente contra el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, además de exigir un alto el fuego inmediato. También iniciamos recientemente una coalición de decenas de organizaciones en Israel, con judíos y árabes, que emitió una importante declaración pidiendo un alto el fuego, el intercambio de todos los detenidos o secuestrados, y un llamamiento a una solución política y no militar. Ahora, después de un mes de guerra, empezamos a sentir lentamente un ligero despertar en el centro-izquierda, especialmente en el ámbito de las relaciones entre judíos y árabes dentro de Israel, pero aún no es suficiente.

Lo que queda claro es que el gobierno actual, y también la principal oposición, no tienen respuestas reales para el eventual día después de la guerra, sólo la demanda que Netanyahu renuncie después de la guerra.

Netanyahu está en marcado declive, pero ahora, sin embargo, lidera un gobierno con una parte de su oposición liberal como socio minoritario.

¿Cuáles son las posibilidades reales a corto plazo?

La posibilidad es que la decepción, que surgirá más adelante, sobre la conducta del gobierno de Netanyahu, ya sea desde un punto de vista político o desde un punto de vista socioeconómico con la creciente crisis, junto con la constatación de que el pueblo palestino no desaparecerá por sí solo y con las luchas que estamos librando

sobre esta cuestión -junto con la presión internacional que se ampliará- conduzca a un cambio, primero a la sustitución de este gobierno y después a que comiencen las negociaciones con los palestinos.

No está claro cuándo ocurrirá esto, ya que depende de muchas variables. Pero está claro que si no ocurre, pasaremos de la catástrofe al desastre. Pero soy optimista y creo que las fuerzas progresistas de ambos pueblos serán capaces de mostrar el camino correcto y justo.

¿Cuál es el riesgo de un conflicto regional en Oriente Próximo?

El peligro de una guerra en la region no sólo existe, sino que podría convertirse en un conflicto global, ya que Estados Unidos ha traído más portaaviones y submarinos al Medio Oriente. En la frontera con Líbano continúan los tiroteos y los disparos de misiles, aunque ambas partes se muestran recelosas de lanzarse a una guerra total. Pero el apoyo de la administración Biden a Israel y su ataque a la Franja de Gaza está perjudicando seriamente al presidente estadounidense ahora que comienza la campaña electoral en su país, pero también la opinión pública mundial, especialmente en Oriente Medio, así como en Europa y Estados Unidos, se opone a la continuación de la masacre contra la población de Gaza.

¿Cómo ve internamente la ruptura de relaciones entre muchos países e Israel?

Como he dicho, esto no tiene un gran impacto en el público interno, bien porque la atención se centra en la guerra, bien porque Israel sigue recibiendo el apoyo de los gobiernos de Estados Unidos y Europa Occidental. Pero ahora crecen las voces de descontento, lo que probablemente afectará a estos gobiernos.

¿Cuál es la posición del Partido Comunista de Israel?

El Partido Comunista de Israel tiene una posición coherente y clara contra el daño a civiles inocentes de todos los bandos. Condenamos la masacre de octubre y a sus autores, por un lado, pero estamos en contra de los bárbaros bombardeos y castigos colectivos contra el pueblo palestino, por otro. Apoyamos el intercambio de prisioneros palestinos por los israelíes secuestrados y que una solución de paz justa basada en el establecimiento de un Estado palestino independiente en Cisjordania y Gaza junto al Estado de Israel traerá seguridad, paz y esperanza a ambas naciones. Hacemos un llamamiento para que se negocie dicha solución bajo los auspicios de las Naciones Unidas y pedimos a las fuerzas progresistas que nos ayuden en esta importante lucha. También condenamos la opresión fascista y la persecución de los ciudadanos de Israel, especialmente la dirigida contra los árabes y las fuerzas de izquierda, y llamamos a la lucha a todos los judíos y árabes que apoyan estas ideas.

Existen algunos peligros graves, como una guerra regional que desemboque en una guerra mundial. Un aumento de los ataques contra inocentes y la limpieza étnica en Gaza y Cisjordania, así como el peligro de un aumento del racismo y el fascismo y la transformación de Israel en un Estado completamente fascista.

¿No se está considerando la solución de construir un Estado binacional, democrático y laico?

No y por varias razones importantes: la primera es que el pueblo palestino quiere y tiene derecho a la independencia. En segundo lugar, la incredulidad mutua es sin

duda enorme, más aún después de las últimas masacres entre ambas naciones. En tercer lugar, Israel es mucho más fuerte económicamente, por lo que si el Estado único se establece ahora, sin una fase de independencia para los palestinos, se perpetuará el apartheid y el control económico de los judíos. Por supuesto, en el futuro, después de que los dos países existan en paz y prosperidad, esta solución es una posibilidad. Como comunista, también tengo claro que en un futuro lejano, después de que cambiemos el sistema económico al socialismo, las condiciones cambiarán y será posible abolir todos los estados por completo.

Sobre los autores:

HUGO ALBUQUERQUE

es editor de Jacobin Brasil, editor de Autonomia Literária, máster en Derecho por la PUC-SP, abogado y director del Instituto para la Humanidad, los Derechos y la Democracia (IHUDD).

ELI GOZANSKY

es miembro de la dirección del Partido Comunista de Israel, trabaja en software y ha sido militante toda su vida. Fue el primer soldado de Israel detenido por negarse a servir en la Primera Guerra del Líbano, en 1982.

Fuente:

https://jacobin.com.br/2023/11/o-que-dizem-os-comunistas-israelenses

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias