lunes 26 de octubre de 2020 - Edición Nº55

Patria Grande | 6 sep 2020

COLUMNISTA INVITADO: Leonardo Guberman

EL VACIAMIENTO IDEOLOGICO, SUBVERSION CONSTANTE

Lamentablemente desde la derecha se pasaron décadas de vaciar a Latinoamérica de ideología y hoy están en la última fase de ese trabajo.


La creación de democracias falsas y estados fallidos con pueblos sumidos en odios internos e ignorando o apoyando al enemigo real cambiaron los conceptos de las palabras vacías y tomadas como unidades de pensamiento a las que se les adjudica toda una descripción irreal en base a algo coyuntural como por ejemplo la palabra "libertad", escindida  de igualdad y fraternidad se le da un valor absoluto e irreal, sirve para poner todo lo que no se les puede dejar hacer a grupos económicos monopólicos  para agrandar ganancias de manera estafadora como falta de libertad.

Mientras ellos no cumplen ninguna regla y los medios lo ponen como que son cosas necesarias resulta que para los demás esa regla no vale.

La generación de un enemigo irreal para invisibilizar al verdadero aplicando el odio por el odio mismo y juntando odios para hacer un colectivo y luego ponerlo contra todo lo que se oponga a los intereses de la elite que trabaja en sintonía con el imperio que pone a su servicio no solo fondos, ONGs y Servicios para todo tipo de tareas como la de fomentar asesinatos, para trabajar sobre el tema inseguridad desde los medios, el armado de causas irreales y la tarea de parte de la justicia cómplice de los medios termina de dar forma al relato del desastre para fomentar la inestabilidad política, si esto no causa efecto, el robo de depósitos de dinero o inclusive oro junto a la amenaza a nivel mundial de todo otro país que quiera  ayudar es parte de la guerra colonial moderna.

Por último los golpes de estado a la vieja usanza no se descartan como recurso, estamos frente al final se los paradigmas capitalistas y frente a un futuro donde la concentración de riqueza se verá detenida por imposibilidad real de la economía productiva y por la baja de consumo a nivel mundial.

El dragón está viendo que sus problemas se agravan y su crisis ya no tiene donde descargarla de forma total salvo en la parte más baja de su población además de Latinoamérica, por lo tanto larga sus hordas de fanáticos predicadores de lo absurdo y de asesinos entrenados para tareas de fomentar conmoción interna en países que puedan lograr estabilidad.

Por lo tanto necesita estados endeudados, población con hambre, mucho Hollywood, mucho relato creando villanos de los que se le oponen y democracias débiles.

Los nuevos paradigmas de la tercera guerra mundial son la generación de simios  capaces de odiar sin saber bien porque pero con capacidad de destrucción.

Ya ni siquiera son cipayos a sueldo son entes vaciados de la realidad a la que no quieren ver  porque les dicen que no hay forma de cambiarla solo aceptarla. 

 

Por Leon GUBERMAN

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias